Revista

Francisco Alatorre. El acordeonista

 

EL ACORDEONISTA

 

Vinieron a casa

leímos algunos textos inéditos

comentarios

cervezas artesanales

Yo leí un poema que se titula

“El Acordeonista”

tiene como pretexto una anécdota que me sucedió en China

En China pasaron algunas cosas:

1)      La muralla.

2)      La primer noche sin dormir con tres chicas.

3)      Xi’an y los guerreros de terracota.

4)      Crucero en el Yangtsé, antes de que inundaran Las Tres Gargantas.

5)      Los Himalayas.

6)      Un tren rumbo a Guilin. El viaje duró 24 horas. En esas 24 horas las autoridades golpearon a un polizón, una chinita me estuvo tocando el gozo con su pie

y la mafia china atracó nuestro vagón.

La número 6 fue la que disparó el poema

Comienza con el acordeonista

osea yo

sentado en una banqueta

haciendo memoria del viaje en tren a Guilin

Aquí fragmentos :

 

Recuerda el gesto de la chica frente a él

la tensión de su rostro

cómo

sin idioma común

lo hizo intuir

que no se moviera

que no

dijera nada

 

Recuerda al vagón abarrotado abrirse

los silbidos

de los tres tipos con trajes sucios

un poco mejores a los que llevaban puestos

los otros pasajeros

 

Eran parte de las Triadas

la mafia china

 

Cuando llegaron hasta él

uno le dijo

-I Love You-

y entre carcajadas

persistió el saqueo

 

Más que ese pequeño encuentro

recuerda con vehemencia el pie de la chica

que lo tocaba silencioso

mientras ella sonreía

y le entregaba una naranja

Aquí entra un interludio libresco :

Para Kien

(que en alemán significa leño seco)

célebre sinólogo en Auto de Fe

la mafia podría ser un conglomerado de Fisherles

una organización de enanitos oportunistas midiendo un árbol

y las víctimas

él mismo

el hombre que habita la hoguera

sin mas ataduras que su propio nombre

y el olor de la carne que se quema

Inquisiciones mnemotécnicas :

¿Por qué esta tarde

la violencia y el sexo

se presentan más nítidos

menos ficción

que otras memorias?

 

¿Por qué sacar como un Merlín excesivo

una mantis religiosa del sombrero

y no una almohada

una segueta

o una lupa?

El poema cierra con la imagen circular del acordeonista

de nuevo sentado en la banqueta

A los chicos les gustó el sesgo cosmopolita

aunque la resolución no es formidable

la anécdota en sí

contada en la mesa

es más interesante que el poema

Luego seguimos tomando

se habló de algunos escritores ingleses

de las estrategias para abrir una editorial

de lo mercenarios que son los poetas en grupo

de hacer un grupo

Cerró la noche

con cuatro poetas inconscientes

y uno más (música de Wagner como fondo)

haciendo la mímica

de como se cogería

a la esposa de su hermano

En la parte de Kien

parecería implícita

la incapacidad del hombre de letras

para enfrentarse al mundo

por otro lado

quizá la mafia china

también sean los poetas

silbando esa melodía

como queriendo atracar a los otros

que los miran

perplejos.

 

 

 

 

Francisco Alatorre, 1982. Abandonó la licenciatura en Filosofía. Entre el 2002 y el 2013 vivió en Japón, España, Alemania, Israel y Holanda.

Francisco Ala-Torre, 1982. Participó en una encuesta.

Francisco Alatorre Vieyra (Guadalajara, Jalisco, México). Heredero del imperio Toblerone y rescatista aficionado en parques acuáticos del DF y el Edo. De México.

Francisco A. Vieyra (01-01-82) es un heterónimo de Eradio López (1973). Nació en Chacaliltenango de la Sierra. Se dedica a la distribución de quesos. Habla 5 idiomas. Todos mal.

Francisco Alatorre, 1482, es el autor de esta semblanza.

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: