Revista

Rocío Cerón. agujeros negros: brochazos de azul Klein…

 

[agujeros negros: brochazos de azul Klein sobre muro de pensamiento]

 

 

el paraíso es de plomo

(cantata)

 

____________________ hacia la noche, en la comisura del hombre que le hablaba, en el simple acto de despostillar el resquicio, la solidez.

 

/desfiguración/

 

Guardado en el cajón, vicia faba –cintas de color salmón y mostaza–, fondo, hasta el fondo, el sobre. Caligrafía en malva sobre un siglo.

 

/transiberiano a velocidad sónica/

 

[En el pórtico de un hotel: quimera: rascacielos devenían historias de oro. Toca el aire el cemento, sin negociación delante, en canto, canturreo u ostracismo social. Doseles de viento entre varillas. Escritura asida a bocanadas.]

 

Buenas noches. Conseguimos para usted todas las estrellas /fósforos/ antes del derrumbe de la humanidad. Buenas noches. Guardamos muerte en el brillo del ojo (pájaros bordean la carretera: a la mujer de mirada de pétalos le gustan las violetas). Buenas noches. Dejamos antes de la erupción de los volcanes una bocanada de humo para no mirar de frente al espectáculo. Buenas noches. Desactivamos los sistemas. Aparecemos flores /lavandas/ en cuerpos.

 

________________Todo filmado bajo la supervisión de director de aguda mirada. 16 milímetros, blanco y negro. Premio a Opera Prima en Cannes.

 

/Variaciones agudas para llamar a hembra/

 

[Hace tiempo que los océanos han interrumpido al interior  de la sequía. Sándalo y arena. Cabeza separada del tronco. En la ruta Transiberiana vendrá un pasajero cubierto de helechos. Si no viene el tren no prensar el cuerpo entre lágrimas.

 

Contempla el fuego, cómo arde la leña; cuando crepita es buena, es humedad. Si pudiéramos saber qué hay debajo de ella. En toda su potencia se extiende lo visible hacia el camino de la página: el signo garabatea ya el mundo sobre el aire.]

 

La solidez torna los bordes del labio en una marejada. Astillas de cristal en medio de nebulosa.

 

/consejo de equilibrista: soltar el arnés y caer/

 

 

Pistas de aeropuertos, diecisiete millones de personas que visitan un reino mágico, cuatro ballenas semidormidas.

 

Montaña rusa que gira sin cesar a ciento cinco kilómetros por hora.

 

 

 

Rocío Cerón, poeta mexicana construida por un shake de películas clasificación B de los setenta, poemas diversos de Celan, Villon, Ashbery, Sor Juana, Lezama, Ulises Carrión y Gorostiza junto a obras de Lucian Freud, el Greco, Pipilotti Rist y muchos beats de Mahler, Revueltas, Cage y Gorecki. Ha publicado un par de libros de poesía: Basalto, Soma, Imperio, Tiento, Diorama. Crea proyectos galaxia: mucho de lenguaje, música, acción, video y cuerpo. (Se autoconstruye y autodestruye con mucha frecuencia). Visita su obra en: rocioceron.com

 

Imagen: Chapuzón al Mundo, de Ari Chavez.

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: