Revista

e. e. cummings. VIII

 

VIII

 

 

escuchen niños mi voz

es la historia veloz

 

de un tal señor Nos

-séhacernada arribista precoz

quien nos

 

dijo estuvo con Freud un año o dos

(habiendo soñado una espiral atroz)

y cuando Freud acabós-

suestudio de Nos-

 

séhacernada Nos-

séhacernada nos-

supo ya hacer nada que vos

disfrutes de hacer una, dos

o tres veces al día si los

estímulos

son buenos, arroz

(eheu fugaces Pos-

tume, boss)

 

 

 

Versión de Eduardo Padilla.

 

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: