Revista

Arnulfo Valdez Oleta. 3 textos

 

Llevé el suéter como nunca

Como una luna con patas rodeada de lobos

Un queso ante la mirada de ratones tristes

Era cinético

Una línea de carretera

Desierto en el viento

Dramático como el asiento preferencial en el bus

Excesiva luz de una bombilla

Las uñas del fuego

El pájaro de Goeritz

 

Digo también decisivo

Por ejemplo,

Un semáforo a medias

Una rubia en la playa mascando papas fritas

Pisando patitos de hule

Sol de un domingo familiar

Certero como la flecha que te da la medalla

La aguja aguda de una abeja vieja

 

El suéter era el suéter

Mas no lo puede todo solo

Todo color necesita dónde ser cuerpo

Así, de esa forma ayudé

Mientras pasaba como pollito

Tras la mamá gallina por una funeraria.

 

*

 

La forma en la que el cielo yace

Como lo hace el cerro

La nube llueve y juega a las escondidas

Con nosotros

 

La forma en la que cae el animal

Aquella gota de nube cuando sabe

Que perdió, corazones apachurrados

 

La forma de la botella, cómo revienta

Y se esparce por el cuerpo,

De golpe, como caudales de

Meteoros, hormigas de fuego.

 

La forma en la que el agua sale

De la boca, los pájaros

Las palabras chiflan dentro de

Una cueva amplificada

 

Cómo se le canta a una bandera

a los colores, y la agrietamos

La resanamos, la usamos de capa

Somos niños, a veces héroes de la cama.

 

La forma en que colapsa un soldado

De plástico, el castillo de arena

El sueño de todos, la bofetada en el cogote

 

El gesto, de mil máscaras

Como perros bravos, gatos en

La regadera, león con látigo

Escondido bajo el reflector.

 

*

 

Un amigo me habló de la muerte

Dijo

Mira

El pájaro que sabe a qué sabe el suelo con el pico

Habló

De los árboles cuando caen y las ramas sonajean lágrimas

Las últimas gotas de los vasos

Agregó

Como todas las anticipadas

 

Una guerra sin himnos

Paz de una batalla que se pospone por respeto a la luz

 

Sólo te lo quiero decir porque sí, confesó

Porque el reloj está hecho de tortugas

 

entonces veo los árboles que quiebran y caen.

 

 

 

Arnulfo Valdez Oleta (Escuinapa, Sinaloa, ‘90) Soy maestro, soy 404 todavía, soy hybrismag.com, soy chickennooddlesoup.

 

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: