Revista

Matías Fleischmann. tamo redy

 

tamo redy

estás bailando y tu aura negra ocupa más espacio que tu cuerpo
la única luz en este lado de la disco es la luz de la salida de emergencia
caminamos en la noche
hablamos de lo que hay que hablar
de todos los hombres acá creo que tú me gustas un poco más que el promedio

es difícil hacer hablar a tantos cráneos al mismo tiempo
el aire que sube de algún lugar gira por la tierra
gracias a las diferencias de temperatura que producen el sol y
toda el agua que se cayó al piso

quiero decir
que en la calle hay mucho viento
y que ese viento
se parece a ti

me gustan
las superficies del hogar

sabes bailar mejor cuando no estás consciente de que
hay hombres alrededor
que te pueden besar con su barba
sin pedirte permiso

sabes bailar mejor cuando suena la tomasa del real
y estamos solos en esta esquina de la disco
que ya quebró

 

y si te pido que te vengas conmigo?

tiremos en un sofá de tu casa o de mi casa
escuchando unos temas de la tomasa del real,
a mi me gusta
también
despacito,
así me cuentas
de las cosas que te tienen ocupado en la u
háblame de cactáceas
mientras tenemos sexo
háblame de la película que viste en el laboratorio
o quizás de una pintura que viste
desvaneciéndose en algún lugar
expuesta a la luz directa del sol
cuéntame cualquier cosa

(me haces sentir cómodo
como una falda larga hace sentir cómoda
a la señora evangélica que predica en la línea 4 del metro)

yo te puedo contar de
las películas que no he visto
del libro que no me terminé
o de los rayados
que había hoy
en la micro

tiremos calladitos o haciendo un poco de ruido
sin alcohol de por medio,
tócame el cuerpo y
respóndeme los tuits
con cualquier weá,
da lo mismo,

siente la tensión del
sintetizador
de una versión en vivo
de luna de miel en la mano,
ese sintetizador que es al principio,
cuando todo el público cree que repente van a empezar los demás sintetizadores,
pero sigue un solo sintetizador,

siente cómo se parece a una cuerda,
a plantas tensándose,
a una botella de ron,
a tu mirada (desde el otro lado de la cancha de la u en la que tomamos de noche),
a la turgencia de una planta (que no es una cactácea),
a tu erección,
a la cerveza
desvanecida (y un poco tibia)

 

 

 

Matías Fleischmann (@matiasidk) nació en Santiago de Chile en 1997. Traduce para Los Libros de La Mujer Rota y escribe. Jura que el próximo año publica un libro. Con su amigo /editor Francisco Molina (Chile, 1992) editan el proyecto de reescritura hipermedial colectiva bilingüe en redes etc etc que se imprime este año, llamado Un pez con mi cara, besándome. Pueden encontrar un adelanto en http://unpezconmicara.tumblr.com

 

Imagen: Robert Yarber

 

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: