Revista

Ana Martins Marques. Reloj

 

 

RELOJ

 

¿De qué nos serviría

un reloj?

 

si lavamos las ropas blancas:

es de día

 

las ropas oscuras:

es de noche

 

si partes con cuchillo una naranja

en dos:

día

 

si abres con los dedos un higo

maduro:

noche

 

si derramamos agua:

día

 

si vaciamos vino:

noche

 

cuando escuchamos la alarma de la tostadora

o la tetera como un pequeño animal

que intentara cantar:

día

 

cuando abrimos ciertos libros lentos

y los mantenemos alumbrados

a costa de alcohol, cigarros, silencio:

noche

 

si endulzamos el té:

día

 

si no lo endulzamos:

noche

 

si barremos la casa o la enceramos:

día

 

si le pasamos trapos húmedos:

noche

 

si tenemos jaquecas, eczemas, alergias:

día

 

si tenemos fiebre, cólicos, inflamaciones:

noche

 

aspirinas, rayos X, examen de orina:

día

 

vendajes, compresas, ungüentos:

noche

 

si caliento en baño maría la miel que cristalizó

o uso limones para limpiar los vidrios:

día

 

si después de comer manzanas

guardo por capricho el papel morado-oscuro:

noche

 

si bato claras en nieve:

día

 

si cocino betabeles grandes:

noche

 

si escribimos a lápiz en papel rayado:

día

 

si doblamos las hojas o las arrugamos:

noche

 

(extensiones y cimas:

día

 

camadas y pliegues:

noche)

 

si olvidas en el horno un pastel

amarillo:

día

 

si dejas el agua hirviendo

sola:

noche

 

si por la ventana el mar está quieto

lerdo y grasoso

como un charco de aceite:

día

 

si está rabioso

espumajeando

como un perro hidrófobo:

noche

 

si un pingüino llega a Ipanema

y acostándose en la arena caliente siente hervir

su corazón helado:

día

 

si una ballena encalla en la marea baja

y muere pesada, obscura,

como en una ópera, cantando:

noche

 

si desabotonas lentamente

tu camisa blanca:

día

 

si nos despedimos con ansiedad

creando alrededor de nosotros un ardiente círculo de sábanas:

noche

 

si un escarabajo verde brillante choca repetidamente

contra el vidrio:

día

 

si una abeja ronda la sala

desorientada por el sexo:

noche

 

¿de qué nos serviría

un reloj?

 

 

 

Traducción de Sergio Ernesto Ríos.

 

Ana Martins Marques nació en Belo Horizonte en 1977, ha publicado los libros “Da arte das armadilhas”,  “O Livro das Semelhanças” y “Duas Janelas”  con Marcos Siscar.

 

Sergio Ernesto Ríos (Toluca, 1981).

Publicó Quienquiera que seas (FOEM, 2015), Brazuca (Palacio de la fatalidad, 2015), Obras Cumbres (Bongobooks, 2014),  La czarigüeya escribe (Editorial Analfabeta, 2014), en coautoría con Diana Garza Islas, Muerte del dandysmo a quemarropa (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2012) y Mi nombre de guerra es albión (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2010).

 

Imagen: Harold Edgerton

 

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: