Eduardo Padilla. Vendo la máquina contestadora que mató a George Last

 

Vendo la máquina contestadora que mató a George Last

 

Hola, si escuchas esto es porque

el mapa está sangrando sobre la alfombra.

Dentro del mapa

el pasado que nos une

está delimitado

por la carroña de un dios

que usa lentes oscuros.

Aquí es donde ofertan su alma

en un garaje

afuera de Tulsa.

Su alma es un costal

lleno de mundos ahogados

que alguien dejó frente a la estatua

del primer hombre

que murió de cáncer.

Casandra

vende frascos

con vinagre y la cabeza

de la primera mujer

que reinó

sin tener cuerpo.

¿Sabías que la luna huele

a queso necrótico?

 

¿Qué botón aprieto para dejar de grabar?

 

Esta alfombra es lo único que no quiere matarme.

Esta máquina

es lo único que amo.

 

Quod est superius est sicut quod inferius,

et quod inferius est sicut quod est superius.

 

En el cielo hay

uñas negras

rasgando una pizarra.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.