Ángel Díaz Miranda. Sinestesia de vaqueros

 

Sinestesia de vaqueros

 

De camino a Roanoke

Se me aparece, como en un sueño,

un caballo pinto detenido en el tiempo

 

Estaba completamente inmóvil

y parecía mirar al futuro

Yo viajaba al norte y el miraba al sur

Sólo lo vi por unos segundos

que me parecieron horas

La bestia era un celaje

o quizá una alucinación

Parecía sacada

de las películas de indios y vaqueros

que Papá         (siempre dueño de su silencio)

miraba en la tele

mientras fumaba cigarro tras cigarro

 

De repente tengo cuatro o cinco años

la soga se me enreda en las botas vaqueras

(Las que siempre me niego a quitarme)

y caigo de frente en la grama

un potro me arrastra por toda

la finca de Asomante

La boca me sabe a hierba y a sangre

El cielo azul entonces se hace verde

Y el pasto verde entonces se hace azul

giro una y otra vez

una y otra vez

otra vez

giro

hero

giro

 

El caballo pinto desaparece del retrovisor

que ganas horribles me dan

de leer a Leopoldo María Panero

o de ver una peli de Clint Eastwood

con el volumen en off

 

Quizá ya nada de esto importe

porque una vez más

soy el último jinete

cabalgando la cicatriz del fracaso

en la infinita llanura

que al igual que este poema

no nos lleva a ninguna parte

ni siquiera a la muerte

 

 

 

Ángel Díaz Miranda (Aibonito, 1977) es Profesor Asociado de la Universidad de Hollins en Virginia y es especialista en literatura mexicana y chilena. Se ganó el 2ndo lugar del Premio Nacional Guajana de poesía novel en 2014 (Puerto Rico, 2015). Publicará dos libros proximamente: Catálogo de inconsistencias (Instituto de Cultura Puertorriqueña, 2020) y Libreta de la Habana (Arte Poética Press, 2021). Varios de sus poemas fueron publicados en DiariodeCuba.com recientemente. Es aficionado del boxeo.

 

Imagen: Minor White

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.