Antonio León. Paréntesis Angulares

paréntesis angulares

 

de aquellos discursos brota el sedimento

al final de juegos entre pares –risas

autos del lenguaje ascórbico y entonces

dicen los que crecen que ya no atropellan

 

 · a menudo llegan de visita al cráneo ·

 

lengua en orden psicológico habla dentro

de usarla        incluso            para pedir comida

 · de letras          de ser ábaco fonético ·

 

que ayuden en casa a destrabar enconos

los chicos que aullaron y decían irse

pintura rupestre dibujo de penes

baños diurnos las cavernas también fueron

 

*

 

o la dictadura de palabras como

:

hojaldre          taladre            los huesos de harina

se vuelva a configurar          se robotice

arda en su próxima andadura con planos

de argumento protegido      su cadera

oscila y se vuelve de inyección directa

 

¿quién se ostenta del idioma su vaquero?

¿toro en rueda su documental de brujas?

 

escribo este feudo por causas morales

moldes y grafema ahora tienen sonido

la escuela un canto, sufrir en clave morse

 

de letras en el siglo el ritmo que aprendí

 

*

 

te presento el busto de lenguaje abstracto

:

las imitadoras que nacieron muertas

ahora son autos deportivos de italia

 

catamaranes cuajan la bahía buques

de saliva con dos cascos paralelos

 

iremos hoy de nuevo al hielo vacación

hacen el papel de tiempo muerto -hijo

no te dejes la hendidura al flanco, no te

dejes alcanzar por la cercenadora

no quiero desaparezcas en filete

 

 · nadie busca a un ciego que cruza las calles ·

 

*

 

mala llama en verso rebobina ajeno

 

– unas mañas tristes se afanan los pobres –

 

rumbo a la fábrica cien metros planos con

obstáculos en el nuevo malecón la

más reciente bahía de cochinos o

de subempleo contrato ventajoso

 

reptar en humo negro siendo prestador

de servicio social melgas agrícolas

manos propio alimento desde la palma

contra la pared al habla (¿bueno? ¿bueno?)

 

 · las imitadoras muertas del lenguaje ·

moldes y grafema ahora tienen sonido

 

 

 

Imagen: Isaac Cordal

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *