Diego Espíritu. La Indiferencia Gris de los Icebergs

 

La Indiferencia Gris de los Icebergs

 

un mundo destinado a caer por la borda

sólo repite el infinito de un sol

que nace cada vez que el suelo vibra

                                       por la faz que golpea 

la luz

electriza la tela de los nervios

y el tiempo                         dobla

como un pedazo de chatarra caliente

 

un relámpago oxidado

traza en él

el hueco de los convalecientes

quienes echan a andar las naves

que estrellan           ahí

 

donde buscan

vacas tristes/ en los pastizales

montañas, sin raíces, enormes

cadáveres de ovejas

               que saltan de lado a lado

 

la música regresa

al mismo punto del que parte,

o simplemente, en un barranco

revientan todas sus trompetas

 

ahí

cuando el rostro prensa en borbotones,

                                                                se tiene la muerte

 

cuando abre una cruz púrpura

la sequedad del pecho, se tiene la muerte

 

cuando los miserables pelean con navajas rabiosas

contra los enfermos, se tiene la muerte

 

 

y cuando las llamas

sofocan el trigo

como la sangre tersa

que riega cuando hierve,

 

la única forma de salvar un cuerpo

de su muerte por otro/

es quemando lo vivo

                                  dentro

 

y donde cada frontera

es un ducto que todo lo llaga

la única forma de salvar un cuerpo

de su muerte es quemándolo

                                            vivo

al incendiar los barcos

que surcan la indiferencia gris

                                                de los icebergs

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.