Miguel Díaz. Prohibido el Paso

 

[PROHIBIDO EL PASO]

 

Los robots tienen que ser más interesantes en Malawi. A como

va la devaluación pronto el pueblo aprovechará el recurso.

Peces malacopterigios flotan sobre la ciudad de Málaga. No

modificables por el usuario.

La maldición de las esdrújulas es conocida también como alud

de memorándum. Las manecillas siempre dormitan.

En una enunciación puedes matar al superego. Mira, un tipo

negro con el pelo rojo, qué rara especie.

Todos sabemos la clave. Ya caducó la garantía, puede renovar

el contrato. Espere en línea.

Hay una sola palabra que puede romper la secuencia. Más en

el reino vegetal que en la sintaxis.

Entérate si alguien ha leído tu mensaje. Aprende el nuevo arte

de la automutilación.

Hace tanto tiempo que no venías. Un epilogo saturado de

términos esotéricos y astrológicos como salutación angélica.

En el tercer capítulo Mickey Mouse muere. Las brujas corrían

despavoridas entre las ramas del eucalipto.

Tenemos las mejores ofertas. Las mejores metáforas. Confía en

ti mismo. Jala el gatillo.

 

 

[ALCANTARILLA #510]

Un espacio más amplio que el pecho, un librero o un baúl, una
emulación imaginaria de todo punto ciego. Como aquel que se
destierra a sí mismo del discurso:

a) como cualquier cosa con tráquea;
b) la música circular que inocula dentro de piedras;
c) estampas carbonizadas;
d) trampas para un Odradek;
e) hace mucho tiempo, cuando el mundo aún
balbuceaba los nombres de los objetos, estaba ya la
ruina de lo intangible;
f) un dossier de orejas especialmente raras;
g) la dentadura completa de Aleister Crowley;
h) una calavera leyendo un soneto erótico, se toca
lascivamente el coxis;
i) ocho buques alemanes amarrados de la proa a los
tentáculos de un pulpo;
j) una iguana fosforescente a la que llamamos Yahvé;
k) krautrock con kraken.

 

 

[REFUGIO DE EMIGRANTES]

Tiene una astilla en el ojo.
Pedro el Ermitaño, azotando con palabras.
Monstruo cuyo cráneo y el canal vertebral están ampliamente
abiertos hacia atrás y cuyo encéfalo está remplazado por un tumor
vascular.
Claro, ¡así no se puede concentrar uno en electrofísica!
También el alma ha de tener sus cloacas determinadas en las
que poder verter sus basuras.
-El eco de unos pasos en un corredor vacío, el tictac del reloj,
el susurro de un vestido-
Está bien, añadamos una noche más a nuestra vida.
Y habiéndoles cortado la cabeza a San Pablo y San Pantaleón,
salió leche en vez de sangre.
La masacre de los torsos parecía pertenecer a otra especie
biológica.
No hablemos de castración.
“Grito de júbilo”

 

 

Foto: Pamela Castillo

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *